La destrucción ambiental y el riesgo de nuevas pandemias

En 2018, los biólogos de la Universidad de Varsovia publicaron el artículo: “Bats, Coronaviruses, and Deforestation: Toward the Emergence of Novel Infectious Diseases?”, el cual relaciona la rápida destrucción de los hábitats de murciélagos con la diseminación del coronavirus, como el SARS-CoV y MERS-CoV.


Este artículo, publicado en abril de 2018, describe como los abrigos de los murciélagos presentes en los bosques tropicales del Sudeste Asiático fueron destruidos en 50% durante los últimos 70 años, resultando en contacto entre animales portadores de enfermedades con los seres humanos. El artículo también revela que 31% de los virus que los murciélagos transportan son diferentes formas de coronavirus. Por último, el artículo advierte sobre el riesgo del surgimiento de futuras enfermedades asociadas al coronavirus.


De acuerdo con un estudio desarrollado en 2014, la cantidad total de surtos de enfermedades infecciosas hay aumentado en las últimas cuatro décadas. Concomitantemente, la cubierta forestal del mundo fue reducida a la mitad de su tamaño. La mayoría de los nuevos surtos (en torno de 60%) fueron de origen animal, incluyendo el virus Ébola, SARS-CoV, H1N1, entre otros. Así, el estudio relaciona el reciente aumento de enfermedades infecciosas con el aumento de patógenos que transitan de la vida salvaje para los seres humanos.