• priortega218

Plásticos y Microplásticos: El mal del siglo

Actualizado: jul 21


Residuos plásticos, como bolsas y envases, han sido ampliamente documentados en los océanos, siendo una de las principales consecuencias del modelo de producción y consumo humano.


De manera general, el plástico es formado por un polímero producido a partir del petróleo o del gas natural. Su creación se dio en 1907 y, desde entonces, las más diversas formas de producción y de consumo de plástico se desarrollan, transformando este producto en algo leve, no corrosivo e inerte. Además, presenta una grande diversidad de uso, siendo muy buscado para la manufactura de diversos productos, como tuberías y productos hospitalarios. Sin embargo, su utilización se tornó un grave problema ambiental, pues estos productos no son biodegradables.


Foto: kaboompics.com

Los plásticos pueden ser identificados de acuerdo a su tamaño, siendo considerados macroplásticos (mayores de 5 mm) y microplásticos (menores de 5 mm), pudiendo estar presentes en pastas de dientes y cosméticos. Los microplásticos presentes en los océanos pueden poseer dos orígenes: los plásticos lanzados en el mar pueden ser degradados, generando pequeños residuos a través de la acción de los vientos y corrientes; o entonces pueden adentrarse en el medio ambiente como micropartículas inicialmente producidas en pequeños diámetros, a través del descarte de pastas de dientes y cosméticos en el alcantarillado doméstico. Su presencia en el medio marino es extremadamente preocupante debido a su persistencia y por ser un potencial vector para la transferencia de otros contaminantes para los organismos acuáticos. La polución causada por estos residuos es un creciente problema de escala global, generando impactos cada vez mayores en el medio marino. A pesar de mucho esfuerzo para prevenir y reducir el consumo de plásticos y el desecho marino en muchos países, hay evidencias de que el problema persiste y continúa a crecer en la misma proporción en que la población y los padrones de consumo.


Los microplásticos presentes en el ambiente pueden ser ingeridos por los organismos marinos. Este hecho es muy común dentro de la cadena alimenticia acuática, principalmente porque estos animales pueden confundir este material con sus presas naturales. La ingestión de estos productos puede causar la disminución de la alimentación, afectando directamente en la cadena alimenticia acuática; la disminución en las tasas hormonales y reproductivas, influenciando de manera decisiva en los procesos reproductivos y en el crecimiento de organismo; y causar lesiones internas que pueden llevar al animal a la muerte.


En estudios realizados recientemente, se constató que la ingestión de estos productos puede provocar úlceras en el estómago o el bloqueo intestinal, reduciendo así la absorción de nutrientes. Además, pueden provocar también una falsa sensación de saciedad, resultando en el descenso de las reservas energéticas, disminuyendo la capacidad de sobrevivir en condiciones ambientales adversas, con consecuente reducción en las tasas de crecimiento, y aumento del riesgo de inanición, es decir, el debilitamiento por ausencia o deficiencia en la asimilación de alimento. De manera general, los animales que consumen plásticos o microplásticos pueden presentar problemas fisiológicos graves, disminuyendo la tasa energética necesaria para su sobrevivencia, llevando el animal a la muerte. Por otra parte, aditivos químicos, como colorantes y antioxidantes comúnmente adicionados a la composición de los plásticos para alterar sus características naturales y mejorar sus usos finales, pueden ser tóxicos provocando efectos en los tejidos de los animales que los ingieren, siendo transferidos para otros organismos de la cadena alimenticia.


Así, si creías que estaba a salvo de este mal, sentimos informarle que usted ¡estaba equivocado! Dentro de un ambiente, de un ecosistema, todos están conectados. Un ambiente contaminado con plásticos que debería ser reciclado puede interferir en su vida y su salud. La preservación del ambiente, la disminución del consumo y reciclaje aún son soluciones viables y posibles. Como siempre, nos corresponde a nosotros cambiar este cuadro.


Referencias


Ascer, L. G. Efeitos de microplásticos na fisiologia do mexilhão Perna perna. Dissertação de Mestrado – IB (USP), 2015.


Pereira, F. C. Microplásticos no ambiente marinho: mapeamento de fontes e identificação de mecanismos de gestão para minimização da perda de pellets plásticos. Dissertação de Mestrado – IO (USP), 2014.


Silva, P. P. G. Contaminação e toxicidade de microplásticos em uma área de proteção marinha costeira. Dissertação de Mestrado – Engenharia Ambiental (USP – São Carlos), 2016.


Sobral, P.; Frias, J. and Martins, J. Microplásticos nos oceanos – um problema sem fim à vista. Ecologia, 2011.



0 vistas

BICS

Copyright © 2020 Bics Society. Todos los derechos reservados. 

CONTÁCTENOS

Redes Sociales

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

Facultad de Ciencias

Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) - #Puerta 5

Av. Túpac Amaru 210

Rimac 15333

Tel. (511) 381-3868

Fax. (511) 481-0824

Cómo llegar

Formulario de Contacto